Diálogos por la paz: la realidad frente a los candidatos

En México la clase política tiene una realidad diferente. Mientras que el pueblo siente la falta de empleo, la delincuencia, precios altos y demás problemas que afectan el país la clase política goza de sueldos altos y seguridad. De ahí que sus declaraciones y acciones sean en algunas ocasiones tan fuera de la realidad.

El día de ayer (Lunes 28 de Mayo de 2012) mire por primera vez en mi vida a el futuro presidente o presidenta de México cara a cara con la realidad de el país, sin nada que lo proteja, sin nada que le ayude, sin nada que les pueda distorsionar la realidad de el pueblo. Los candidatos no se encontraban en un mitin rodeados de partidarios y colaboradores para distorsionar la realidad que no logran percibir. Estaban en una mesa donde tuvieron que escuchar la realidad de el pueblo, lo que tu comentas con tu compadre, con tu tío, con tus primos lo que tu piensas u opinas, lo que tu padeces.

Este “resumen” es un extracto de lo que se le dijo a cada candidato, esta tomado de la pagina de el movimiento por la paz y estas en particular son palabras de Javier Sicilia a los candidatos.

A la candidata del Partido Acción Nacional, PAN Josefina Vázquez Mota

Para muchos, usted, señora Vázquez Mota, significa la continuidad de una política que nos ha sumido en el horror, la miseria y el despojo, el señalamiento duro a las corrupciones de los otros partidos, pero la incapacidad autocrìtica para ver las del suyo y la protección o la simulación frente a delincuentes o malos funcionarios de su partido que ocupan y ocuparon cargos políticos, incluso de Estado. Usted representa a un partido que nos debe la transición y que se ha corrompido a grados ignominiosos con el poder. Usted representa un partido que después de doce años deja como una de sus herencias un inmenso camposanto como patria.

Al candidato del Partido Revolucionario Institucional, PRI Enrique Peña Nieto

Para muchos, señor Peña Nieto, usted representa el regreso al pasado, es decir, el regreso al origen de la corrupción de las instituciones que hoy se desborda por todas partes y cuyo rostro no es sólo la violencia, el dolor, la corrupción, la impunidad y la guerra, sino la imposición de la presidencia imperial, el uso patrimonialista de la nación y la represión –Atenco, la respuesta descalificadora a los muchachos de la Ibero, la manipulación mediática frente a sus legitimas protestas, son sus señales más claras. Representa también el voto corrompido, el voto comprado, el voto no ciudadano, el de la miseria moral y el de la arrogancia y los intereses de los monopolios de la comunicación. Hoy está aquí presente el escritor Germás Dehesa que hasta el último día de su vida, como un signo de ética ciudadana, contó las noches que se acumulaban cargadas de los agravios de la fraudulenta gestión del exgobernador Arturo Montiel.

Al Candidato de la Alianza Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador

Para muchos, usted, señor López Obrador, significa la intolerancia, la sordera, la confrontación –en contra de lo que pregona su República Amorosa– con aquellos que no se le parecen o no comparten sus opiniones; significa el resentimiento político, la revancha, sin matices, contra lo que fueron las elecciones del 2006, el mesianismo y la incapacidad autocrítica para señalar y castigar las corrupciones de muchos miembros de su partido que incluso, contra la mejor tradición de la izquierda mexicana, no han dejado de golpear a las comunidades indígenas de Chiapas y de Michoacán o a los estudiantes Guerrero. Significa también la red de componendas locales con dirigentes que años atrás reprimieron a quienes buscaban un camino democrático, el señor Bartlet es sólo la punta del iceberg.

Al candidato de Nueva Alianza, Gabriel Quadri

Para muchos usted, señor Quadri, significa la usurpación de las candidaturas ciudadanas –que nos negaron junto con la Reforma Política—, la arrogancia y una doble moral que pretende reivindicar el liberalismo y criticar los monopolios mientras usted sostiene su campaña apoyado en la mafia de una cacique, que representa lo peor de nuestra clase polìtica, y en el poder de un sindicato corrupto que tiene secuestrada la educación de la patria, que usa a nuestros niños para el chantaje de más canonjías y posee una fortuna que, fruto de la corrupción nos ofende y nos indigna a todos.

En mi opinión este encuentro entre los candidatos y alguna de las voces mas visibles de el pueblo Mexicano me parece de lo mas sano. Entiendo que a los políticos no les guste escuchar lo que no quieren oír pero me alegra que el pueblo este luchando por ser escuchado, no con gritos ni con sombrerazos pero si con una voz firme y decidida.

Me parece también una acción mas en la dirección correcta para lograr lo que México necesita, el pueblo como contrapeso a la realidad distorsionada de la política. Es un paso muy pequeño en el camino a recorrer pero un paso muy importante. Espero que los hoy candidatos y uno de ellos futuro presidente o presidenta sepan leer correctamente lo que ayer escucharon, no un reclamo sino el señalamiento a los problemas por resolver, no una agresión sino las necesidades que el pueblo tiene, no un regaño sino las señales para lograr un cambio verdadero e histórico.

Debate por la presidencia 2012

Candidatos 2012

Candidatos a la Presidencia 2012

Me acabo de aventar el 1er debate por la presidencia del 2012 y me siento realmente triste por lo que mire, el único candidato con propuestas y que tiene algo diferente a los demás fue Gabriel Quadri. Josefina Vázquez Mota, Andres Manuel Lopez Obrador y Enrique Peña Nieto es el mismo politico con diferente cara y es la misma propuesta que hemos tenido por 12 años con el PAN y las mismas actitudes que el PRI tiene y tuvo por mas de 70 años.

Desgraciadamente ninguno de los candidatos hablo sobre la solución que a mi opinión es la que México mas necesita y sobre la cual se necesitan construir todas las reformas y modificaciones que el país necesita, estoy hablando sobre la transparencia en el gobierno. Y es que sin transparencia en el gobierno nunca vamos a tener justicia, nunca vamos a progresar con el sistema opaco que tenemos actualmente que no nos permite exigirle cuentas a los políticos o dirigentes de el país ya sean Federales o Estatales. Si yo como ciudadano no puedo saber sobre el como se maneja el dinero publico en mi municipio las personas que ejercen el poder simple y sencillamente pueden hacer lo que les venga en gana con el dinero y no necesitan entregarme cuentas ni a mi ni a nadie. Cuando no hay condiciones para la revisión ciudadana en la administración de sus recursos se dan las irregularidades como ocurrió en Coahuila, donde se endeudo al estado de manera por demás irresponsable y en donde al Gobernador que es el administrador de el estado y por lo tanto el responsable de las irregularidades ocurridas bajo su administración no se le a cuestionado su participación o responsabilidad en este desfalco o en su caso su falta de responsabilidad ya que como administrador de el estado todo lo que ocurra a nivel estatal vienen a ser cosas que el en su categoría de Gobernador debe resolver o prevenir y si su tesorero robo al estado el es responsable por no haberlo evitado o resuelto y si viene con el cuento de que el también es victima porque todo fue hecho a sus espaldas pues simple y sencillamente no tiene la capacidad para ejercer un cargo publico y también por eso necesitaría aplicarse un castigo. Ni para que hablamos de el nivel federal que es donde están las peores marrullerias.

Mientras que los ciudadanos sigamos con una barda que nos impida examinar el funcionamiento publico nunca podremos avanzar. Tenemos todas las condiciones para ser un referente de grandeza en el mundo un pasado rico en su historia, recursos naturales para el turismo, minería, petroleo y muchas cosas mas. Pero no tenemos una clase política a la altura.

No veo un cambio con ninguno de los candidatos, sigo mirando el mismo sistema, la misma obra con diferentes actores lo que nos va a generar los mismos resultados. Desgraciadamente miro que en mi país de nuevo se elegirá a un mesías que no cambiara sino la cara de el que se sienta en la silla.